ALJEMI

Familia de agricultores desde hace más de 70 años

Hace más de medio siglo comenzó una aventura, que consistía en cambiar nuestra forma de vida, en una tierra meramente vitivinícola. La familia Pablo-Romanos divisó en el almendro un nuevo motivo para vivir.

“Nuestra historia empieza aproximadamente hace 70 años cuando le regalan a mi padre, siendo aún niño, un folletín que hablaba del cultivo del almendro.
Junto con mi abuelo comenzó entonces, a plantar los primeros almendros en Ainzón; aunque la aventura empezó realmente, cuando mis padres se casaron. Compraron un campo y plantaron más almendros, en unos tiempos donde nadie entendía de viveros ni de injertos ni de variedades…, ¡toda una aventura y multitud de tropiezos!

Plantar almendros en tierra de viñas, era una locura a todas luces, y eso es lo que parecía a cualquier agricultor de la zona.

¡Plantar almendros, ese es el futuro! -pensó mi padre-.
Las almendras se vendían y te las pagaban fuera de un sistema cooperativo, lo que nos permitía ser independientes y libres.

En los años 80, el Gobierno de Aragón, tras los trabajos de investigación realizados buscando otras variedades, sacó la almendra GUARA.

Intuitivamente, mi padre, apostó todo su esfuerzo a esa variedad de floración tardía, porque si no puedes tener una buena producción de almendras, mal se puede vivir.

Este fue el punto de inflexión.»

«Antes de esto, la producción era irregular, pero tras la creación de la almendra guara, y con un poco de maña, todos los años había una buena producción. Al cambiar de variedad y afinar en el manejo, nuestros esfuerzos tenían su fruto; aún así, en esos primeros años, todavía nadie confiaba en el almendro.

¡Pero mi familia sí confiaba!

EL ALMENDRO ES UNA MANERA DE VIVIR

Con el tiempo fuimos comprando también máquinas recolectoras, que nos facilitaban la tarea, secaderos… etc.

El sistema que hemos seguido todos estos años, ha sido no dormirnos, y estar atentos día a día… para seguir evolucionando de manera incansable, hacia la excelencia, siendo nuestra poda un pilar fundamental.

El cultivo del almendro es muy exigente y necesita agricultores incansables y no cicateros, que trabajen con amor, buscando la calidad ante todo.

Seguimos atentos a nuevos sistemas de plantación, así como al manejo de fitosanitarios sostenibles y amables con el medio ambiente.»

Juan Pablo Bellido

-Agricultor-

 

"Vendemos almendras, regalamos salud"

ALMENDRAS ALJEMI... "ALMENDRAS DE ARAGÓN"

Somontano del Moncayo, Ainzón (Zaragoza), Comarca de Borja, Aragón, ESPAÑA

Nuestros campos

Somontano del Moncayo

AINZÓN (Zaragoza)

– Comarca de Borja-

Aragón, ESPAÑA.

Nuestros campos están situados en las estibaciones del Moncayo, el pico más alto del Sistema Ibérico, en la provincia de Zaragoza a una altitud de 500m sobre el nivel del mar, con un clima continental de inviernos rigurosos y veranos secos, que nos genera un maravilloso microclima.

Estamos en un entorno de media montaña, a la par que rústico, el cual es un gran aliciente para un producto que también tiene un gran carácter rústico, diferenciándose de las grandes explotaciones donde prima una mayor producción, en grandes extensiones en intensivo y súper intensivo. 

Actualmente tenemos una explotación de un tamaño medio-grande, de 150 Ha de almendro de la variedad Guara.

 

EL CIERZO:

Nuestro entorno tiene una peculiaridad en cuanto al clima, y es su característico viento llamado CIERZO, que aporta a nuestro producto, unas características diferenciadoras de todos nuestros competidores.

El cierzo es el mejor fungicida, sostenible, gratuito y menos perjudicial para nuestras almendras. Es un viento saneador

Sopla dirección noroeste todo el año.

  • En invierno trae frío y lluvia que favorece los cultivos leñosos. El Moncayo sujeta las nubes para que nos regalen su beneficiosa agua.
  • En verano trae poca lluvia en forma de tormenta. Al ser un viento seco, los hongos no proliferan, y se produce el estrés hídrico que da su especial calidad a nuestras almendras.

 

Producto de Aragón

Nuestra familia

"La calidad como forma de vida"

Tras afrontar los muchos problemas que esta aventura conllevaba, esta familia perseveró en su empeño, consiguió salir adelante por la gran pasión que le procesaba a este fruto. Una vez superados estos factores, nos hemos convertido en una empresa líder en la producción de calidad, e innovadora en cuanto a los sistemas de producción.

Orgullosos de nuestra historia

Tres generaciones de agricultores que aman su legado, que aman su tierra.

Orgullosos de nuestros productos

Sacamos al mercado una almendra de gran calidad y que tiene numerosas propiedades, todo ello fruto del esmero, que empeña esta familia en esta ardua tarea.

Tres generaciones

Mirando al fututo de frente, disfrutando del sol, del cierzo del Moncayo, y de la tierra generosa que nos da todo lo que necesitamos.

Almendros Aljemi